Sci-Fi que deberías ver: Snowpiercer

La idea detrás de Snowpiercer

El mundo se terminó gracias a un experimento científico que salió mal, ahora todo está congelado. Tan congelado que salir te podría provocar convertirte en paleta de hielo de inmediato. La solución para muchos es… vivir en un tren en constante movimiento de nombre: Snowpiercer.

Debes verla por…

Es Sci-Fi global de mediano presupuesto, no centrado en eventos y héroes norteamericanos, eso ya de entrada es bueno. No dejes que su absolutamente terrible nombre en español (el expreso del miedo) te lleve a no verla.

Snowpiercer nos vende la idea de que al intentar terminar con el calentamiento global todo sale mal y acabamos congelando el planeta entero. Los únicos sobrevivientes vienen a bordo del famoso snowpiercer, un tren con una máquina de movimiento perpetuo. El tren titular le da una vuelta al muundo al año, y dentro nos encontramos con lo de siempre: los poderosos se quedaron con lo mejor y los ciudadanos “de segunda clase” viven, literalmente, comiendo cucarachas.

Por supuesto hay un líder revoltoso que está planeando una revolución para liberar a los oprimidos y arrebatarle el poder a los que viajan en los vagones de primera clase. El líder es Curtis, (Chris Evans) y necesita liberar a un prisionero que le ayudará a abrir las puertas que lo guiarán hasta la primera clase. Curtis no cuenta con la completa falta de escrúpulos de Mason (Tilda Swinton), la directora del tren y el control que ejerce sobre todos con mano de hierro.

Curtis y su grupo comienzan a ganar control del tren, pero la sangre comienza a correr y las cosas ya no salen tan bien. La película funciona principalmente por lo extraño de sus personajes y lo impresionante de su calustrofóbica presentación. El director de esta maravilla es Joon-ho Bong, que recientemente hizo Okja para Netflix y es conocido también por The Host.

La película está caargada de violencia y geniales secuencias de acción. El comentario social no es moralino y se aleja de lo político, es algo más filosófico.

¿Dónde se puede ver?

Netflix, por supuesto. También está a la renta en Cinépolis Klic, Google Play y iTunes.

jadw Author